lunes, 4 de julio de 2011

MANOLO VARGAS, CANTAOR POR DERECHO PROPIO

MANUEL VARGAS GÓMEZ


Cantaor Gitano, más conocido en el mundo del cante flamenco con el nombre artístico de MANOLO VARGAS, nació en Cádiz en el año de 1.907 y murió en Madrid en 1.970.


Quiso ser torero en su primera juventud, sus primeros comienzos se inicio en su Cádiz natal, donde en 1.952, gano el primer premio del concurso de cante por Alegrías, y al año siguiente el primero de cante andaluz, formo parte de grandes compañías, recorriendo España y gran parte del extranjero, en 1.956 estuvo en Méjico, donde la peña flamenca los veintiuno, le despidieron con un homenaje. A su regreso se incorpora al Tablao Zambra de Madrid, donde actúa durante muchos años, junto a Juan Varea, con Pericón de Cádiz, y otros grandes maestros, con este Tablao hace giras por todo el mundo, junto Con Pericón de Cádiz.


Sus últimas actuaciones en público tuvieron lugar en el Tablao Madrileño de Villa Rosa, se tuvo que retirar del cante por motivo de salud.
El mismo año de su muerte, la Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces, le concedió el premio nacional de cante. La semana cultural gaditana Alcances, le rindió un homenaje en 1.973. Grabo para las primeras firmas discográficas, nacionales y extranjeras, el cante de Manolo Vargas, es arte puro, con voz muy gitana, de inspiración desde que empieza hasta que termina. Sus cantes son puramente gaditanos, todos los cantes de Cádiz los dice bien.
Manolo Vargas, cantaor de mucha solera que Cádiz dio a conoce, para orgullo de Andalucía porque todos los cantes de Cádiz los dice muy bien, lo tendremos siempre en el recuerdo, como uno de los grandes cantaores gaditanos, que deja su escuela para la nueva afición de los cantes de Cádiz.



Con motivo del centenario del nacimiento de Manolo Vargas la Vozdigital.es, dijo lo siguiente:
“Cádiz siempre estará en deuda con aquellos intérpretes, caso de Manuel Vargas Gómez, que contribuyeron con su arte a que la ciudad tuviera un sello inconfundible lleno de ingenio y compás a raudales. Nacido en la capital, en 1907, tuvo la virtud de ser un más que signo heredero de la antigua escuela gaditana del cante, a través de Aurelio y, por tanto, del propio Enrique el Mellizo. Al mismo, tiempo, cuando le tocó en suerte, supo universalizar el arte de la Tacita como pocos, ya que el hermano de Cojo Peroche actuó en distintas compañías y tablaos. La trayectoria de Manolo Vargas se inició al conseguir el primer premio del Cante por Alegrías en 1952 y al año siguiente, el correspondiente a la categoría de Cante Andaluz. Su inicial timidez, en palabras del propio Quiñones, fue superada y pronto se enrolaría en el cuadro de la bailaora Marienma con el que recorrió numerosos países europeos y americanos. Tras este largo periplo tuvo la fortuna de entrar en la plantilla de uno de los mejores tablaos madrileños, el Zambra, compartiendo tablas a diario con compañeros de la talla de Rosa Durán, Juan Varea, Rafael Romero El Gallina, Perico el del Lunar o su paisano Pericón de Cádiz. Con este mismo elenco volvió a realizar una importante gira por todo el mundo hasta retirarse en el Tablao Villa Rosa de la capital. Reconocimiento La Cátedra de Flamencología de Jerez fue la primera que reconoció sus grandes valores artísticos, cuando le concedió, en 1970, su Premio Nacional de Cante. Tres años más tarde se uniría la Semana Cultural Gaditana Alcances. Manolo Vargas no es que dejara una discografía muy abundante, pero sí muy significativa y que nos ofrece una perspectiva adecuada para comprender que se trataba de una de las grandes voces del flamenco gaditano de todos los tiempos, ya que supo, además de consagrarse a la mejor tradición, injertar los giros gitanos de sus registros, consiguiendo unas recreaciones excepcionales.”

http://www.youtube.com/watch?v=8lpDVjwShy0
http://www.youtube.com/watch?v=Gc1ai3ITLGY&feature=related