martes, 12 de julio de 2011

DOS GENERACIONES GADITANAS

MARIA VARGAS

MARÍA VARGAS FERNÁNDEZ, cantaora gitana, más conocida con el nombre artístico de MARÍA VARGAS, nació en Sanlucar de Barrameda (Cádiz). En el año de 1947. empezó siendo muy joven, a los doce años sorprendió a todos la que la oyeron cantar en un homenaje de la Cátedra de Flamencología de Jerez, de sangre cantaora transmitidos de su padre, todos aquellos cantes puramente gitanos, festeros por bulerias y solea. Es una cantaora muy completa, tiene en su haber la Copa Jerez en los festejos celebrados en su ciudad natal, acompañada a la guitarra por su paisano Manolo Sanlucar. Su revelación artística se produjo en el Teatro Villamarta de Jerez de la Frontera, en 1959, a los doce años de edad, con motivo del homenaje a Manuel Torre y Javier Molina, organizado por la Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces, en el que tomó parte Antonio Mairena y Juan Talega, como muchas figuras consagradas del arte flamenco, entre ellas Rosa Duran. Este mismo año fue premiada en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. A recorrido la geografía española, sus actuaciones en grandes escenarios, como en el teatro Maria Elena de Parla, donde pude saludarla, en los tablaos debutó en Los Canasteros de Manolo Caracol en Madrid. Dispone de una corta discográfica pero muy buena de tener en cuenta por su grandeza, a siendo siempre acompañada por los mejores guitarrista, como lo fueron su paisano Manolo Sanlucar y Paco de Lucia, la cantaora María Vargas tendrá una calle en su tierra natal en la cita, que será hoy en Sanlúcar, a la una de la tarde, estará presente la cantaora a partir de hoy sábado, a la una de la tarde, la cantaora sanluqueña María Vargas tendrá una calle con su nombre, en la nueva urbanización Los Rosales, de Sanlúcar de Barrameda, muy cerca de Bajo de Guía. María Vargas, nacida en dicha ciudad, recibió recientemente el título de hija predilecta y, ahora, será objeto de este nuevo reconocimiento, cuando a la una de la tarde de hoy descubra, en unión de la alcaldesa, el rótulo que da su nombre a una nueva calle. En este acto, la famosa cantaora estará acompañada de numerosos amigos y compañeros artistas, invitados especialmente a dicho acto.
Redacción / Jerez Actualizado 21.03.2009
Emotivo homenaje de Sanlúcar a María Vargas, una de sus artistas predilectas


Esta localidad bautizó con el nombre de la artista una nueva plaza ajardinada
La Sanlúcar de Barrameda del arte y de la cultura, junto con la Sanlúcar agrícola y marinera, vibraron ayer de entusiasmo y de emoción, con la dedicatoria de una nueva plaza a una de sus artistas predilectas. Desde ayer a primera hora de la tarde, una hermosa y ajardinada plaza de la nueva urbanización Los Rosales lleva el nombre de 'Cantaora María Vargas'. El monolito donde figura el nombre de la nueva vía fue descubierto por la alcaldesa Irene García, juntamente con la propia cantaora, de la que la delegada de Cultura del Ayuntamiento sanluqueño hizo una amplia y acertada semblanza. Posteriormente, habló la alcaldesa, que elogió a la cantaora poniendo de relieve sus muchos méritos; y dio finalmente las gracias la artista, que quiso agradecer a su pueblo el homenaje que se le rendía, brindando a los numerosos asistentes varios de sus cantes y canciones, que cerró por bulerías, las que bailó la jerezana Angelita Gómez y otros artistas presentes en el emotivo acto. Desde Jerez, quisieron adherirse al homenaje, asistiendo al mismo, el poeta Antonio Gallardo, autor de los primeros discos de la cantaora; así como el director de la Cátedra de Flamencología, Juan de la Plata, descubridor de la artista, en 1959, y el crítico Pepe Marín, que leyó un poema del poeta jerezano Manuel Ríos Ruiz, dedicado a la homenajeada.
Redacción / Jerez Actualizado 22.03.2009
CARMEN DE LA JARA

CARMEN SÁNCHEZ DE LA JARA, cantaora paya, más conocida en el mundo artístico del cante flamenco por CARMEN DE LA JARA, nació en el barrio de la viña de Cádiz en el año de 1955, comenzó a cantar desde muy temprana edad en su colegio, situado en su barrio de La Viña, así como en reuniones familiares. Desciende de una familia de músicos gaditanos de renombre entre los que se encuentra "El niño de la Alegría". Empieza ganando los más importantes concursos flamencos y a cantar en peñas y Festivales de la geografía nacional, adquiriendo pronto un gran renombre entre los aficionados. Cantaora que domina todos los cantes, está considerada una artista emblemática de Cádiz y ha cantado con la Orquesta Sinfónica de Cádiz " El amor brujo" de Falla, en Teatros de toda España. Fue definida por Fernando Quiñones, como Cantora y Cantaora. Este poeta y ensayista le estaba preparando un disco, del que terminó tres temas antes de fallecer, que Carmen, en su primer disco comercial, los incluye. Uno de ellos da nombre al disco " Arco del Pay Pay", alegrías de Cai, con "Desde la Torre Tavira" guajiras y "Desde mi azotea" (soleá).
Ya figura en los más importantes libros de flamenco así como en antologías. Tiene en el mercado cuatro discos en solitario y otros muchos en colaboración con otros artistas. Su primera grabación la realiza con el sello Gades Serie Flamenco (1988). En la actualidad está grabando un nuevo disco de flamenco con letra de "Fernando Quiñones". Su trayectoria comienza participando en innumerables concursos de saetas, ganando importantes primeros premios; más tarde se incorpora al flamenco consiguiendo los más prestigiosos premios; entre un largo etcétera cabe destacar: 1º premio por "Alegrías" en Cádiz. 1º premio por "Cantes a Compás" en Mairena del Alcor. 1º premio por "Saetas" en Jerez de la Frontera. 1º premio por "Peteneras" en Paterna de la Rivera. 1º premio en el VI Festival Nacional de cante flamenco "Ciudad del Sol" en Lorca (Murcia). 1º premio en el veinticinco Festival de flamenco de "Antonio Mairena". Es una cantaora muy completa, capaz de abordar desde todos lo cantes de ida y vuelta hasta los estilos más puros del flamenco: tonás, seguiriyas, soleares, granadinas, martinete, En el flamenco clásico, ha llevado al cante parte de la obra de Federico García Lorca ("Sevillanas del Siglo XVIII", "Nana de Sevilla", "¡Anda Jaleo!", "El Romance de las Tres Morillas", "El Café de Chinitas", "El Romance de Don Boyso"... y "El amor brujo" de Manuel de Falla("Danza del Juego del Amor"), "Canción del Amor Dolido", "Canción del Fuego Fatuo"...). Con esta última ha representado a Cádiz en Sant Malo ( Francia), acompañada de la Orquesta Provincial de Cámara "Manuel de Falla"(Cádiz). No hay que dejar atrás sus diversas actuaciones por España con la mismas obras antes mencionadas, la cual sigue representando con gran éxito .Actúa habitualmente en televisión así como en los mas importantes festivales de flamenco tanto en España como en el extranjero, cosechando grandes éxitos de crítica y público.

Carmen de la Jara, distinguida con el premio Tío Luis de la Juliana
La cantaora gaditana Carmen de la Jara, en una de sus actuaciones. /José Braza. La racha de las cantaoras gaditanas continúa. Tras el premio Miguel Acal que el Congreso Internacional de Arte Flamenco entregará el próximo mes de septiembre a Mariana Cornejo, ahora es Carmen de la Jara la distinguida con un galardón. Se trata del premio Tío Luis el de la Juliana que otorga el Colegio Mayor Universitario Isabel de España. Este centro, que es un adelantado en la programación de flamenco en la capital del reino, comenzó su actividad en 1969, de forma casi paralela al San Juan Evangelista, que es más popular. Fueron José Menese, con Melchor de Marchena, y Enrique Morente, con Montoyita, los primeros invitados a una programación que por entonces dirigía Manuel Ríos Ruiz. Desde ese año, se acumula casi medio siglo de unas actividades flamencas en las que ha primado rigor y continuidad: cursos, conferencias y actuaciones de artistas que, con el paso del tiempo, serían de primer orden nacional. Un completo detalle de todos estos años de envidiable vida se puede encontrar en la dirección web cmisabel.com, donde se encuentra el documento 50 años de flamenco insondable y eterno. Pues bien, este Colegio Mayor organiza anualmente, desde el curso 1998-99, un festival que lleva el nombre del legendario cantaor jerezano y, dentro de él, se otorga el mencionado galardón honorífico a una personalidad del flamenco en reconocimiento a una trayectoria magistral en la interpretación de este arte. El galardón Tío Luis el de la Juliana ha sido concedido hasta la fecha a las siguientes personalidades del flamenco: María Vargas, cantaora, año 2000; Manuel Santiago Maya Manolete, bailaor, año 2001; Calixto Sánchez, cantaor, año 2002; Luis Pastor, guitarrista, año 2003; Inés Bacán, cantaora, año 2004; Fernando Terremoto, cantaor, año 2005 y Víctor Monge Serranito, guitarrista, año 2006. Una nómina, como se ve, muy variada de premiados, algo que no es casual. Para Ángel Lacalle, coordinador de la programación flamenca de la institución, los premios quieren ser así de abiertos, "sin adscripciones a escuelas, regiones ni nada, porque el flamenco es universal". Pero, sobre todo, con este galardón -añade Lacalle-, "aunque se premia una trayectoria, no se trata de reconocer una carrera artística ya concluida, sino la de alguien que está en un buen momento y a la que se apoya con este premio a modo de empujón para dar el salto definitivo. No es, pues -insiste-, un premio para un artista ya acabado, sino para alguien que todavía tiene muchas cosas que hacer, como es el caso de Carmen, que tiene, además, una trayectoria muy variada". La cantaora reconoce que el premio la ha cogido por sorpresa, a pesar de que ha sido invitada en dos ocasiones por esa institución y admite que estos reconocimientos gustan y "ayudan a superarte". Pero, sobre todo, Carmen valora el hecho que el premio venga de Madrid -adonde tanto acude y siempre con los cantes y estilos de Cádiz por delante- y de los críticos de allí que, de esta forma, demuestran que la quieren. Carmen de la Jara se encuentra en un momento dulce de su carrera que está marcado por su regreso al flamenco después de las experiencias discográficas con el malogrado productor Diego Ibáñez. La cantaora se halla ahora ilusionada con una multitud de proyectos con los que dice no querer defraudar ni a Cádiz ni al flamenco. Entre ellos ocupa un lugar especial la preparación de una grabación que quiere dedicar al rescate de los estilos de El Mellizo y otros cantaores antiguos de Cádiz. Mientras el proyecto se hace realidad, sigue con su cargada agenda de compromisos entre los que destaca la exaltación de la saeta que este año ha sido invitada a hacer en la Catedral de Oviedo.
Sábado, 10 de Noviembre de 2007. Fermín Lobatón.
A la búsqueda de las formas primitivas Carmen de la Jara plasma en un doble Cd la investigación de Antonio Barberán sobre los cantes de Cádiz y los Puertos
A la cantaora hacía tiempo que le rondaba la idea de grabar un disco con estilos exclusivamente de Cádiz. Por su parte, el investigador gaditano Antonio Barberán llevaba años estudiando en discos antiguos y en archivos las formas primitivas del cante de Cádiz y los Puertos, convencido como está de que los estilos de esta zona constituyen un único ente cantaor frente al de otros lugares como Jerez o Triana. Las ganas y la capacidad de adaptación de ella, junto a la tenacidad de él, se han visto por fin plasmadas en un trabajo que hay que calificar de intenso y exhaustivo, una grabación que sus autores califican de investigación musical. Se trata de un doble Cd en el que se reúnen decenas de estilos que remiten a cantaores y cantaoras de la zona. Cada uno de ellos se encuentra, además presentado con una explicación detallada de su elección y sus correspondientes letras. Este capítulo de las letras ocupa un lugar primordial en la investigación, pues -como explica Barberán- "se ha intentado casar los estilos con las letras originales del siglo XIX". Para ello, además de las fuentes discográficas propias (más de cuatro mil discos de pizarra), el investigador se ha basado en "fuentes hemerográficas y literarias", siempre con la finalidad "de acercarse lo más posible a las formas de esos estilos en el momento en que empiezan a emerger", porque el cante, añade, "tiende a contaminarse y cada autor le va dejando su propia impronta, pero aquí se trataba de acercarse lo máximo al modelo original y más antiguo. Se han buscado, así, las formas más primitivas y las letras más cercanas al tiempo en que se cantaron". En ese sentido, Barberán tiene una justificación para cada uno de los cantes elegidos y asignados a sus creadores, lo que a su vez es muestra de la metodología que ha seguido en su estudio. Sirva como ejemplo, entre otros tantos que acumula en su discurso, el de la seguiriya de El Viejo de la Isla tomada de la versión registrada en pizarra a principios del siglo XX por el Niño de la Isla, que -según su criterio- reproduce la del anterior. O la también seguiriya Venta Molero, conocida a través de Juan Talega, que atribuye a Tomás El Nitri. El objetivo del trabajo es "asentar o agrupar los distintos cantables y estilos nacidos en el ámbito de la Bahía gaditana, al objeto de que las generaciones presentes y futuras conozcan, valoren y conserven los cantes a los que la flamencología denominó acertadamente de Cádiz y los Puertos". Ese "y" -subraya Barberán "es copulativo, pues estos lugares -La Isla de San Fernando, Puerto Real, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda, junto con la capital- gozan de una forma propia de cantar unos estilos comunes debido al tráfico marítimo que compartían. Y, con el tiempo, devienen en formas cantaoras idéntica entre sí y distintas a las de otras zonas". También en el trabajo subyace la intención de sacar a esta tierra del encasillamiento que supone asociarla exclusivamente a cantiñas y alegrías, "cuando Cádiz -afirma el investigador- tiene una amplia y variada riqueza de cantes también dramáticos". Es esa una de las ideas que defiende Ramón Soler Díaz, una de las tres autoridades que han sido invitadas a escuchar la obra y opinar sobre ella en el librillo que la acompaña. Los otros dos son Luis Suárez Ávila, quien defiende el valor de esta tierra como "territorio fundador del cante y además con una enorme fuerza expansiva demostrada", y Manuel Martín Martín, que afirma que "Cádiz está repleta de nombres legendarios que crearon obras maestras, tesoros que son las joyas de la corona del cante gaditano y que no podían dormir el sueño de los justos en la fonoteca de la memoria". Efectivamente, es lo que se pretende con este trabajo que no aspira a tener carácter comercial, sino, por el contrario, a huir de sus premisas. Sacar del olvido a estilos y autores para que sean patrimonio de todos y enseña de los cantaores de la tierra. Como afirma Barberán, "este disco no aspira a ventas, su única pretensión es la vigencia". Grabado y mezclado en los estudios "La Cara B" por Jorge Cacheda, el disco cuenta con las guitarras de Antonio Carrión, Juan José Alba, Víctor Rosa y Rafael Trena. Las palmas y jaleos corren a cargo de Diego Amaya, Pedro de Chana, Luisa la de Enrique y Ani Pina. Del trabajo se han editado un millar de ejemplares gracias a las subvenciones de Diputación provincial, Ayuntamiento de Cádiz, Agencia del Flamenco y Antonio Benitez Producciones S.L.
Fermín Lobatón Actualizado 25.05.2009. En la foto, Carmen de la Jara y Antonio Barberán.