domingo, 22 de octubre de 2017

SE NOS FUE UN CABAL


Amigos y amigas en el flamenco, hoy es un día triste, me embarga la tristeza, la pena, el dolor por la muerte de un amigo, de un cabal donde los haya. Amigo José Luis Gálvez.
Me acaba de llegar esta noticia por parte d otro gran amigo y tengo que reconocer que un escalofrío recorrió mi cuerpo y las piernas me temblaron, no me sostenían en pie.
Un hombre cabal, si cabal, de los que no se ven mucho.
Cabal en su vida, cabal para los amigos, cabal para el flamenco. Un flamenco de los de verdad.
Enamorado de este arte, José Luis vivió para y por el flamenco que llevó como una forma de vida. Luchó y promocionó el cante de Jerez, hizo un profundo estudio de las dinastías flamencas, de los cantes, incluso escribió un libro "Aljibe jondo" sobre Diego Rubichi, ese cantaor profundo que dejó sello propio en Jerez y en todo buen aficionado al mundo flamenco.
Conviví con Él en muchas ocasiones disfrutando de sus conocimientos, de su forma de hablar, de esa capacidad de transmitir desde su humildad.
Vivimos muy buenos momentos de flamenco, la última vez con Domingo y Tomás Rubichi en "Las Noches Flamencas de los Ángeles" junto con el maestro Tino di Geraldo.
José Luis colaboró estrechamente con las Jornadas Flamencas de la Fortuna una colaboración que partía de la amistad que nos profesábamos junto con Ángel Lacalle.
Querido amigo, no se como expresar esta tristeza que inunda mi corazón, un dolor que compartiremos muchos de tanta y tanta gente que te conoció.
Quiero expresar mi más sincero pésame a la familia, en especial a tu mujer Uge que a todos los sitios te acompañaba.
Que forma de demostrar que erais una sola persona tú y ella y viceversa.
Querido amigo José Luis siempre estarás en nuestros corazones, en mi corazón siempre habrá un sitio para ti amigo.
Ahora solo me queda decirte que una vez que ya no estas entre nosotros nos guíes desde donde quieras que te encuentres, que seguro estarás rodeado de tus amigos, Agujetas, El Torta, Rubichi... y tantos y tantos otros cantaores y cantaoras, bailaores y bailaoras, guitarristas...
Adios amigo. Hasta siempre.