lunes, 2 de octubre de 2017

JUAN CANTERO, UN HOMENAJE PARA EL RECUERDO

Ver a un público en pie, aplaudiendo a la figura del maestro Juan Cantero no por menos que se me saltaron las lágrimas de la emoción, ni si quiera sé cómo pude seguir con la presentación.
Quiero expresar en primer lugar mi más profundo agradecimiento al Ayuntamiento de Leganés y concretamente a los Técnicos de Cultura, a los técnicos de sonido y al personal auxiliar del teatro, la buena disposición para poder realizar este evento.
También a Toñi Álvarez de la Junta de Extremadura que ha posibilitado el desplazamiento de los artistas que venían de forma desinteresada.
También a mi querido amigo Diego Gallardo que ha sido un puntal fundamental en la coordinación del festival entre Extremadura y Madrid.
También a Flamencos de Extremadura que aportó las nuevas figuras, esos cantaores y cantaoras y a esos guitarristas que son la nueva esencia de la cantera extremeña.
Y por supuesto también mi más sincero agradecimiento a los veteranos del flamenco extremeño que han querido homenajear a su paisano Juan Cantero.
Unos meses de duro trabajo que culminó en la esencia de un festival flamenco emotivo en donde floreció los cantes autóctonos de la tierra y todo con el fin de reconocer la carrera artística y la personalidad cantaora de Juan Cantero, ese baluarte de los cantes extremeños que ha paseado por todo el mundo. Pero como bien decía Miguel Vargas, no solo ha sido un maestro de los cantes extremeños, ha sido un maestro del flamenco. Y Alejandro Vega puntualizaba a los jóvenes - "bebed, esta es la esencia"- y que verdad Alejandro.
Juan se emocionó ante un teatro lleno que quiso demostrarle que Él sigue vivo entre la afición flamenca. Y Él, Juan Cantero así lo demostró dejándonos sobre el escenario su sello personal y propio en los Jaleos, ese cante heredado de su familia y que domina con una naturalidad que sorprende.
Retirado de los escenarios y habiendo pasado por diferentes etapas criticas de salud, Juan tiene facultades y fuerzas aún para decir, "aquí estoy yo".
Su planta, su forma de ser, su forma de estar y vuelvo a decir, su forma de estar, esa prudencia que caracteriza sin duda alguna a los cantaores de arraigo, esos cantaores que han pasado grandes fatigas para sacar a su familia adelante, eso hacen de Él que sea una excelente persona y un excelente artista.
Me siento feliz y lleno de haber compartido una noche con tantos aristas de mi tierra y, haber compartido una noche con Juan Cantero, no solo en el teatro, sino también en el bar restaurante Los Ángeles en donde continuó la velada, no hay palabras para describirlo.
Como recuerdo de esta noche hicimos entrega de dos cuadros.
En uno la firma de todos los artistas que han participado en dicho homenaje y en el otro un dibujo de la figura de Juan Cantero realizado por la mano del pintor sevillano de la Puebla de Cazalla Patricio Hidalgo.
Dos recuerdos que Juan recibió con todo el cariño del mundo y emocionado, como ya dije al principio, ante unos artistas entregado a su homenaje y ante un público que varias veces puso en pie.
Nos quedará para siempre el recuerdo de un Juan Cantero único y un baluarte de los cantes extremeños.
Gracias de nuevo a toda la afición flamenca, a todas las personas que de una forma u otra han hecho posible que hoy, Juan Cantero, el maestro, sea un poco más feliz.
Fotos de Alfonso Otero