miércoles, 29 de junio de 2016

FESTIVAL FLAMENCO DE SAN FORTUNATO

El pasado domingo día 26, día de las elecciones y día de la Romería de san Fortunato. El Teatro Enrique Tierno Galván, en la Fortuna acogió por vez primera un festival flamenco que reunía dos condicionantes principales, artistas jóvenes y ambos con influencias de la Silla de Oro.
Por un lado Isabel Guerrero joven cantaora de Málaga, recientemente premiada en el Festival de las Minas de la Unión en Murcia, nos trajo "la cajonera de los cantes", un espectáculo lleno de recuerdos.
Un mesa vieja, una radio antigua, una foto histórica discos de vinilo, un mantón, una montera, un reloj de bolsillo y como no, una copa que debe albergar la sabiduría del duende de los cantes.
Así empezaba una tarde flamenca emotiva y con un teatro lleno hasta la bandera. Isabel Guerrero y Cristóbal Guerrero "Barquerito de Fuengirola" contaban anécdotas, historias y vivencias de una época que siempre va a estar presente.
Isabel nos trajo también Fado, esa música llena de melismas con raíces portuguesas de la mano de Iván Zacarías. Un mano a mano entre el Flamenco y el Fado, dos culturas, dos voces unidas en una sola.
Malagueñas, Rumbas, Bulerías, Fandangos.... un repertorio que no defraudó para nada a un público entregado.
Isabel es esa mujer con una elegancia y un saber estar en los escenarios que la hace diferente, tiene la sabiduría y los conocimientos de los viejos maestros del cante, pero a la vez aporta su personalidad cantaora y como no un saber estar llena de prudencia que hace que sea respetada por todos.
Ella es seria con su trabajo, sabe la responsabilidad que atesora el venir de una casta cantaora. Ella sabe la responsabilidad que tiene con la defensa del flamenco, como una cultura viva que no debe perder las raíces flamencas pero que no debe quedarse anquilosado en una época pasada.
Gracias Isabel por darnos esa noche tan maravillosa.

No cabe duda que el baile llama la atención no solo de los entendidos del flamenco, si no también de los neófitos al mismo.
Joaquín Simarro es un bailaor de La Fortuna que se aficiona al baile una noche de diciembre viendo el espectáulo que se ofrecia dentro de las Jornadas Flamencas de la Fortuna y el concurso de cante flamenco "Silla de Oro".
Joaquín presencia elegancia en el escenario, estilo personal con maestría y duende.
A telón cerrado, luces casi en sombra Joaquín espera el duende transformado en unos cantes por Tonás. Se abre el telón, Joaquín serio, enjuto, metido en su papel de bailaor un papel que le corre por sus venas. Joaquín oye el quejío de la voz, se estremece y comienza una ceremonia que nos transporta a otro momento.
Me recordó esa imagen de Juan Talega con el rostro cansado en una habitación donde se ve de fondo una ventana con su postigo cerrado, pared blanca pintada con cal y algún "farruncón" como se dice en mi pueblo.
Y digo que me recordó, por que en esa penumbra, verle bailar estremecía, pellizcaba, nos hacía vibrar a un público enteramente entregado a su baile.
Junto a Él la bailaora Raquel Novellón nos presentó una forma de baile diferente, de más colorido. La mujer y su baile se presta a ello.
Raquel se mueve por los escenarios como flotando en una nube. Ella baila con la expresión de la cara y para mí eso es algo fundamental, muchas veces lo e comentado.

Gracias a todos los músicos que han acompañado tanto a Isabel Guerrero como a Joaquín Simarro y Raquel Novellón y, a ellos mismos que pusieron todas las facilidades para estar en el festival. 
Gracias al público que a pesar del día que era, Romería de San Fortunato y elecciones nos acompañaron en esa tarde.
Y gracias a la Asociación Cultural Flamenca jondo, a la Fundación de la Guitarra Flamenca, a Flamenco Real, al Bar Restaurante los Ángeles y a Tiro Producciones por la colaboración prestada.
A Alfonso Otero por las fotos que publicamos en este blog.
Y por último y no menos importante a la Junta de Distrito de la Fortuna y al Ayuntamiento de leganés, sin ellos este festival no hubiera sido posible.
Y a los técnicos de sonidos y luces por su buen trabajo.
Gracias.