domingo, 8 de febrero de 2015

KARMEN KALE



La verdad es que la noche resultó una noche diferente a lo que normalmente vivimos y la única pega fue la falta de público, ya que fue una noche de diversión en la que Karmen Kalé y su grupo nos invitaron a participar cantando tocando palmas, disfrutando de unos músicos excepcionales y recordando como no la casa de los Carmona.

Una noche de fiesta, recomendada para todo el mundo, le guste o no el flamenco. "Vamonos pa Madrid", como ya cantara Antonio Carmona nos puso en pie aplaudiendo al final y acompañando desde el principio.
Gracias a la buena disposición de los aristas que nos acompañaron.