domingo, 14 de septiembre de 2014

QUE NOCHE MAS GRANDE

El Mati es un cantaor fraguado así mismo. conoce los estilos, las escuelas, las formas y las moldea a su forma de cantar. Que más se puede pedir.
Nos decía Oscar Lago, que acompañar al Mati es imprevisible por que cuando menos te lo espera te hace un giro en un cante y hay que seguirlo, hay que cogerle.
El Mati nos dio una lección de sabiduría de cante, por soleá abordó estilos, por Cádiz hizo un amplio recorrido en cantiñas y se nos fue para Córdoba. Canto por Siguiriyas, Malagueñas, Fandangos al estilo de Porrinas de Badajoz, Tientos Tangos, recordando en los últimos a los estilos extremeños.
El Mati se entrega, se pelea por el cante lucha por encontrarse así mismo y eso se trasmite.
Junto a él Oscar Lago. Su guitarra es precisa, limpia y como un buen guitarrista sabe estar atento a lo que el cantaor necesita. Eso, hacerlo bien no es fácil, pero Oscar sabe hacerlo, es un guitarrista de los necesarios para acompañar al cante, por que sabe cuál es su sitio y sabe que su toque, bien ejecutado va ha hacer que el público se ponga en pie. Y lo consiguió, lo consiguieron los dos.
La pena fue el público, menos de medio aforo, el fútbol siempre reduce público y es una pena, por que noches como las que se están viviendo aquí, no son fáciles de vivir, y la de anoche fue una de ellas.
Gracias alas personas que allí estuvieron, y gracias a los artistas que nos dieron una noche fenomenal. Os dejo este enlace, es un video por soleá