sábado, 19 de noviembre de 2011

MANUELA CORDERO Y ANTONIO CARRION

Sin duda alguna, una de las veladas más flamencas que, en los últimos tiempos, e vivido en la Peña Duende.
Cantar como cantó Manuela, es la perfecta evolución hacia la madurez cantaora, ella, desde que yo la conocí en Villafranca de los Barros, hasta que pasó por el concurso de cante flamenco Silla de Oro, en el que ganó el primer premio, hasta que la escuché anoche, su cante ya es suyo, expresa, vive, siente lo que hace y lo hace con gusto, con sabor y con ortodóxia, una cosa hoy dificil de ver.

Malagueñas, bulerías, siguiriyas, soleares, tanguillos de Cádiz a la antigua usanza como ella decía, alegrías... Todo ello acompañado de la sonanta perfecta de Antonio Carrión. Adornos los justos y en su momento. Antoni sabe perfectamente lo que hace, sabe llevar al cantaor o cantaora y sabe darle su sitio. ¿Quien hace eso hoy?. Antonio Carrión es un verdadero artífice la toque para acompañar, y eso se nota.

El ambiente de anoche estaba cargado de sentimientos y de la personalidad intrinseca de los dos, señalando tambien, una merecida mención a nuestro amigo Angel Lacalle, al que le dedicaron su actuación.

Veladas como esta se hechan de menos en Madrid.

http://www.youtube.com/watch?v=WrG1hF7Ctjo