lunes, 9 de junio de 2014

LORETO DE DIEGO Y JUAN VILLAR

Ante todo, quiero pedir disculpas por dos razones principalmente, a todas aquellas personas que me siguen y como no, también al mundo del flamenco en general.
En primer lugar, pedir disculpas por no poder asistir a todos los eventos a los que me invitáis, actuaciones, presentaciones, o simplemente tomar una copa, pero de verdad que me es muy difícil, son muchos compromisos, que agradezco de corazón y que debo organizarme para poder asistir a alguno más de los que puedo.
Y en segundo lugar, por no haber hecho algún comentario de aquellos espectáculos a los que pude asistir en su debido momento y no ya fuera de tiempo, en este caso, no estar bien de salud, nada grave, hizo que no me sentara delante del ordenador a escribir.

Permitirme dos apuntes para mi especiales:

PRIMERO: LORETO DE DIEGO y su espectáculo "Me sabe a cante"
Ante todo frescura al flamenco recordando los viejos lugares de promoción, o quizás de difusión, o quizás simplemente de encuentro de amigos que potenciaron, sin ellos saberlo, una parte de lo que hoy es el flamenco.
La puesta en escena y los grandes artistas que en el espectáculo hay hacen que sea un éxito por dos motivos principales, por un lado y como principal, la buena elección de los cantes y su estructura dentro del contesto y por otro lado, la labor divulgativa sobre una pincelada de los cantes y de sus mejores interpretes e incluso creadores.
A Loreto de Diego hay que seguirla, esta cantaora tiene hechuras en este difícil arte del flamenco, sabe cantar, sabe lo que canta, sabe estar ante un público y estas cualidades juntas, no son fáciles de encontrar.
Y como no el grupo de artistas que le acompañaron, todos dignos de mención. Pero permitirme un pequeño pero gran apunte, siempre sin desmerecer a nadie, que nadie me mal interprete. Vanesa, se salió, su hechuras de artístas, su manera de jalear, su manera de controlar la situación, arrastra a todo el que esté a su lado, es puro arte.
La historia del flamenco al servicio de los buenos aficionados y de los curiosos.

SEGUNDO: JUAN VILLAR, en el Círculo Flamenco de Madrid.
El Nuevo espacio Escénico Las Tablas, acoge a esta asociación flamenca que nos presenta a los grandes artistas que ya casi no vienen por Madrid, como el caso de Juan Villar, maestro del cante y maestro del cante gaditano por que no decirlo así.
Juan disfruta de ser un cantaor solvente con maestría y mucho duende, sigue siendo un maestro, a pesar del paso del tiempo que no perdona a nadie, pero él sigue demostrando que sobre los escenarios manda él y su cante.
Juan nos demostró como se canta por Alegrías, nos hizo vibrar pro fandangos, por soleá rompió moldes, por siguiriyas hay que morir con él por bulerías ¿quién no baila?
La guitarra del Niño Jero, es sin dudarlo el apoyo fundamental de este cantaor, grande entre los grandes.
Las palmas de Diego Montoya y Tate Núñez, son exquisitas, justas, precisas, arrancan del cantaor lo mejor de si mismo, son buenísimos.