lunes, 30 de enero de 2017

Amparo Isabel Heredia 'La Repompilla', ganadora del concurso 'Silla de ORO 2017"

Estimados amigos y amigas en el flamenco.
Tengo tanto que contaros y agradeceros que no sé ni por dónde empezar.
Se dice, que la noticia, si es inmediata es mejor que si ya pasó cierto tiempo, pero yo no soy periodista, me cuesta redactar y tampoco dispongo de mucho tiempo, mi profesión es la carpintería y esto del flamenco es pura afición.
Pero eso sí, interés pongo mucho.

El pasado sábado día 28 de enero a las 20:00 horas se disputó la final del concurso de cante flamenco "Silla de Oro 2017" en el teatro José Monleón ubicado en el Centro Cívico José Saramago en Leganés con una capacidad de 497 localidades y un lleno total con 2 semanas de antelación.

Quiero expresar públicamente, que el hecho de que todo saliera bien no es ni más ni menos que el trabajo y la labor importantísima que realiza la Asociación Cultural Flamenca Jondo y Flamenco Real, así como el Ayuntamiento de Leganés y la Junta Municipal de Distrito de La Fortuna.

Se creó una comisión de trabajo formada por las dos asociaciones una representación política de cada uno de los grupos representativos de la corporación municipal. Un trabajo largo que ha dado su fruto, no solo para esta edición, si no abriendo puertas para la siguiente.

Quiero también expresar la ayuda de unos buenos amigos que están a mi lado durante el desarrollo de cada fase del concurso. Esa ayuda es inestimable, ya que cada grano de arena conforman una playa y así sucede con ellos.

Agradezco también la labor de técnicos de sonido y luces, personal auxiliar de la Junta de Distrito de La Fortuna y del Centro Cívico José Saramago, directores de ambos centros y miembros de seguridad.

Y como no, a los concursantes, guitarristas, artistas invitados, jurado, fotógrafos, periodistas. Y alguien muy importante, el público, que sin ellos no merecería la pena hacer este tipo de eventos.

Y entrando ya en la materia, tras disfrutar de las fases clasificatórias del concurso y disfrutar durante las mismas de la exposición de fotografías de flamenco "Sentir Flamenco" de Alfonso Otero llegamos a una final con tres finalistas que acaparaban la atención.

La noche comenzó con la ceremonia de entrega de la VI distinción flamenca Angel Lacalle a D. José María Velázquez Gaztelu de la mano de D. Armando Guerra de "Las Tertulias de la Quinta"
La labor entorno al mundo del flamenco realizada por D. José María, le han hecho merecedor de tener esta distinción, con el trofeo de D. José María Guijarro escultor y artista de Ciudad Real y que fue recibida con alago a la figura de Ángel Lacalle y con mucho cariño, ya que se da la circunstancia de que mantenían una estrecha amistad.

Nos recordó a un Ángel preocupado en dar a conocer nuevas figuras para el arte flamenco, sin duda alguna una labor que no se debe perder.

Posteriormente dimos comienzo a una final muy disputada entre Amparo Heredia "La Repompilla", Fº Manuel Pajares y Ana María Ramirez La Yiya. Málaga, Badajoz y Sevilla.
La Yiya ya se alzó con el premio a los cantes poco interpretados, pero quedaba disputarse el máximo galardón o trofeo, la "Silla de Oro 2017"


Finalmente este recayó en la figura de Amparo Isabel Heredia "La Repompilla".
   

La Silla de Plata fue a las manos de Fº Manuel Pajares

La Silla de Bronce a Ana María Ramírez "La Yiya".

Premio Especial a los cantes poco interpretados Ana María Ramírez "La Yiya"

Una decisión nada fácil para un jurado cualificado, se tardó en determinar los premios, se habló, se analizó, se dio veredicto.
Desde la Organización enhorabuena a los premiados. Y como no al jurado.
Posteriormente dimos comienzo tras una breve pausa al baile que no dejó indiferente a nadie.

Juan Amaya "El Pelón" no es un bailaor al uso, es personal desde los pies hasta la cabeza. Opiniones de todo tipo, como es natural, eso pasa con el resultado del concurso. Pero, recalco, que la personalidad de Juan no pasa desapercibida por nadie.

El no baila de taconeo, el baila con la expresión de una escenografía de todo el cuerpo, es visceral por momentos y es pura dulzura y ritmo en otros. No es una coreografía de un espectáculo, es el momento, la esencia del sentimiento que florece en el momento de la ejecución. Eso le hace personal.
Ensayará los bailes 1000 veces, pero cuando está ante el público surge lo inesperado. ¿improvisación? no, sentimiento.

Juan dice con su cuerpo lo que su corazón siente. Ojala, y lo digo de corazón, ojala a Juan Amaya "El Pelón" alguien sepa darle su sitio porque no se parece a nadie.
Junto a Él las maravillosas y duendeadas voces de Gabriel de la Tomasa y El Perre. La guitarra excepcional de Pino Losada y la percusión de Bandolero, un cuadro digno para un gran bailaor.

Gracias a todos por vuestra atención y gracias a todos por hacer posible este tipo de eventos.