domingo, 26 de junio de 2016

EL TRINI DE LA ISLA

El pasado viernes día 24 de junio se presentó en el Tablao Flamenco Villa Rosa, el disco "Mi sueño" del cantaor de la Isla de San Fernando, Francisco Trinidad Ángel, conocido para el arte como Trini de la Isla.
Me gustaría hacer una pequeña reflexión que puede llevarme a describir posteriormente que significa el Trini para el Flamenco.
Últimamente, se habla mucho, a niveles políticos y coloquiales de que vivimos en "un país de pandereta". Que manera más absurda de desprestigiarnos a nosotros mismos y a nuestras raíces.
La pandereta señores y señoras políticos, políticas y de cualquier otra índole, la pandereta es un instrumento musical utilizado desde hace muchos año, siglos, para acompañar a cantantes de coplas populares, como las panderas o panderos de los Verdiales de Málaga, o los Villancicos, algo popular y con raigambre en las culturas de los pueblos.
¿Es que no nos podemos identificar con nuestra cultura? No lo entiendo, y mucho menos que se desprestigie a todo un pueblo con más cultura en la sangre que muchos de los políticos que alardean de estudios y que dudo mucho que ellos mismos se los hayan sacado y no regalados en alguna tómbola.
Esa música popular y tradicional dio paso en su evolución natural para llegar al flamenco, y hoy día, hay ciertos percusionistas que llevan en su ajuar musical cajones, platillos, panderetas, panderos que muy discretamente forman parte del acompañamiento de cantaores y de bailaores. Se incorporan a ese acervo musical que es el flamenco y que está catalogado como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
Y nosotros aquí, nos llamamos País de Panderetas.
Pues el Trini de la Isla demuestra cada día, que su arte no es un país de pandereta, su arte es sangre que le corre por las venas.
Siguirillas, Soleares, Malagueñas, Alegrías, Rumbas y un final de fiesta, rodeado de un nutrido grupo de artistas del mundo del flamenco, que pusieron el broche de oro a la presentación de este trabajo que tiene que dar que hablar por que está hecho desde el corazón.
El pellizco que pega el Trini, esa forma de balancear los cantes de Cádiz dándole el aire que estos requieren no es habitual escucharlo en los cantaores o cantaoras, por ello el Trini es tan diferente, visceral, llegando a donde nadie llega, entregado a este arte, entregado a sus sentimientos.
Desde Jondo, nuestro apoyo es incondicional, nuestro apoyo a la cultura flamenca, a la cultura flamenca del Trini y a la cultura flamenca de los nuevos valores que quieren abrirse camino en este mundo tan complejo.
Demosle una oportunidad de expresarse, que menos, que su trabajo y esfuerzo se lo merecen.
Gracias a Rebeca, gracias al Villarosa, por esta labor tan importante que están haciendo.