martes, 7 de junio de 2016

ADIÓS A UNA GRANDE

Juana la del Revuelo nos dejó tras una larga enfermedad.
Esa mujer cantaora llena de personalidad quizás no ha sido reconocida tal y como ella se lo merecía. Cierto es que siempre se la calificó como festera, bulerías y tangos. pero abordaba con solvencias otros cantes como la soleá, los fandangos, la bulería por soleá.
Su figura sobre un escenario, ataviada con su delantal, su pelo recogido con su moño, nos trasladaba a otra época del flamenco. Ese flamenco que siempre añoramos, pero que le teníamos a muy pocos pasos.
Juana ha sido, es y será baluarte del cante una mujer que se entregó en vida al flamenco y lo llevó como bandera.
Descanse en paz.