domingo, 24 de abril de 2016

MARIA VARGAS

María Vargas atesora en su voz la esencia de una de las mejores cantaoras que ha tenido, que tiene y que va a tener por mucho tiempo el panorama actual del flamenco y en el que no cabe la menor duda.
Recientemente premiada con la Distinción Flamenca Ángel Lacalle en el Concurso de cante Flamenco Silla de Oro 2016 en La Fortuna, Leganés. Maria atesora los conocimientos y la sabiduría del cante por excelencia gaditano. Esos ecos que nos recuerdan a La Perla de Cádiz.
En la Peña Duende lo demostró con total naturalidad y sabiduría. Cantó Tientos Tangos, Fandangos, Soleá, Bulerías, Siguiriyas recordando a su padre.
Una primera parte en la que María se peleó con el Duende Flamenco y que en la segunda le ganó la batalla para demostrarnos que aún queda mucho arte dentro de esta cantaora gaditana.
Una bonita y emotiva noche Maia.

María Vargas nació en Sanlucar de Barrameda (Cádiz). En el año de 1947.
Empezó siendo muy joven, a la temprana edad de 9 años, María Vargas ofreció su primera saeta, dedicada a las imágenes de la hermandad sanluqueña de la Virgen de los Dolores y Cristo de la Misericordia y, hasta hoy, su nombre ha encabezado los más diversos carteles de acontecimientos flamencos celebrados en Andalucía, España y la práctica totalidad de países de Europa. Es una cantaora muy completa, tiene en su haber la Copa Jerez en los festejos celebrados en su ciudad natal, acompañada a la guitarra por su paisano Manolo Sanlucar. Su revelación artística se produjo en el Teatro Villamarta de Jerez de la Frontera, en 1959, a los doce años de edad, con motivo del homenaje a Manuel Torre y Javier Molina, organizado por la Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces, en el que tomó parte Antonio Mairena y Juan Talega, como muchas figuras consagradas del arte flamenco, entre ellas Rosa Duran. Este mismo año fue premiada en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. 
A recorrido la geografía española, sus actuaciones en grandes escenarios, como en el teatro Maria Elena de Parla, donde pude saludarla, en los tablaos debutó en Los Canasteros de Manolo Caracol en Madrid. Dispone de una corta discográfica pero muy buena de tener en cuenta por su grandeza, acompañada por los mejores guitarrista, como lo fueron su paisano Manolo Sanlucar y Paco de Lucia.