viernes, 22 de abril de 2016

Extremadura Flamenca, Festival Tío Luis el de La Juliana

Tengo que reconocer que lágrimas como puños me corrían por la cara emocionado con el arte de Extremadura sobre el Colegio Mayor Universitario Isabel de España. Fueron momentos de recuerdos muy intensos, desde mi infancia hasta el fallecimiento de mi abuela que recientemente hacía 5 años que nos dejó.
Miguel es el dueño y señor de la guitarra en Extremadura.
Aún guardo en mis recuerdos una velada flamenca vivida en Villafranca de los Barros a raíz del concurso flamenco que la Peña Solera Extremeña organiza en la entrada de la misma, al aire libre, allí Alejandro y la Kaita desplegaron todos sus conocimientos y sabidurías flamenca.
Anoche, en el Festival Tio Luís el de la Juliana, tuve el honor inmenso, que ni si quiera se si lo merezco, de sentarme junto al maestro Miguel Vargas para hacerle una pequeña entrevista previamente preparada pero agradablemente improvisada, creo que así quedó mucho más natural.
Miguel nos ilustró sobre la diferencia entre los toques de los jaleos y la bulerá, la soleá y la bulería por soleá continuando con los Tangos Extremeños. Pleno de conocimiento, Miguel sabe el peso de su guitarra y el legado creado para este arte Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.
Posteriormente subieron al escenario La Kaita de Badajoz y Alejandro Vega para hacer los cantes que salen y surgen del sentimiento, de la naturalidad de quien siendo quienes son, parecen que no son nada. Ellos son la cumbre del cante en Extremadura, ellos son la fuente en donde hay que beber. Estuvieron sublimes la Kaita salvaje entregada. Alejandro, maestro del cante, señorial, como él sabe. 
El Peregrino es puro arte, callado, como apartado del grupo, como si no existiera, tocando palmas muy discretamente y mirando con la timidez de un niño que parece perdido. ¡Pero hay amigo! cuando el Peregrino se levanta de la silla se produce el milagro, sale el duende, ese duende que todos esperamos y esas pataditas que ponen los pelos de punta. Que bravura, como toro desbocado que a la voz de Alejandro se arranca y ya no hay quien lo pare.
Juan Vargas hijo de Miguel, es un tocaor que de casta le viene al galgo, su toque es esencia heredada, lo lleva en la sangre y eso se nota.
Josué Suárez tocó el cajón con total discreción o mejor dicho con total respeto y prudencia a las indicaciones del maestro Miguel Vargas.

Marisa Muñoz, Presidenta del Patronato del Colegio Mayor Universitario Isabel de España hizo un emotivo y cariño acto de entrega del Premio Tío Luís el de la Juliana al Maestro Miguel Vargas que quiso dedicárselo a su hijo Domingo Vargas que como él dijo "desde el cielo nos está escuchando".

En este momento, solo me queda dar las gracias a Marisa Muñoz, a Nicanor, Pilar y Rocío, así como a los Técnicos de Sonido, al personal del Colegio Mayor Universitario Isabel de España, por facilitarme esta labor y hacer posible este festival y solo deseo estar a la altura de lo que las circunstancias requieren a Alfonso Otero por las fotos, a Diego Gallardo por esa maravillosa coordinación para tener a Extremadura en Madrid. a David de Flamenco real por su apoyo, a las Asociación Jondo, a la Fundación de la Guitarra, Chalaura, de Flamenco.com, entre otras cosas, por este vídeo colgado en youtube y a todos y a todas cuantas personas y entidades me han apoyado para hacer este festival Flamenco.
Y como no a los artistas que sin ellos esto no sería posible y también al público que yo creo han disfrutado de estas tres veladas de Flamenco.
A todos gracias.