martes, 2 de febrero de 2016

¿QUIEN TIENE LA LLAVE?

¿Quién tiene la llave del cante?

Esto no es ni más ni menos que una reflexión personal de la cuál estoy cada día más convencido de la misma.
"El cante no tiene puerta" decía José de la Tomasa, es decir, entra y sale cuando quiere. Y eso es el Duende.
No puedo entender como hay gente que son capaces de cuestionar cualquier paso que uno da, si aciertas es malo y si te equivocas es peor. Como es posible que en este mundo nos pisemos de una manera tan absurda y nos creamos los dueños de la sabiduría del flamenco y creernos estar por encima de todos.
Raro es el año del Concurso de cante Flamenco, llámese Lámpara Minera o Melón de Oro o Silla de Oro.. da igual. En lo que a mí me compete hablo de La Silla de Oro.
Hay un refrán que dice así "nunca llueve a gusto de todos" y es cierto, a cada cual su opinión, siempre respetable pero por favor, de forma reciproca.
Desde hace dos años, tengo configurado un jurado que es de mi total confianza, es un jurado compuesto por cantaores, músicos y estudiosos del flamenco, con una larga trayectoria artística, y por encima de todo sin intereses creados.
Un jurado que se fija en la personalidad cantaora de los concursantes y que impera en ello algo mucho más importante que ser fotocopias de otros. Buscan personalidad. Las fotocopias nunca salen como las originales.
Creo, yo el primero, que hemos de tener una mente abierta, hemos de tener una mentalidad que vaya más allá de lo que hemos vivido para encontrar esas formas personales nuevas.
Quien me puede decir a mí, que Manuel Torres cantara su siguiriya siempre tal y como la grabó. Quien me puede decir a mí que D. Antonio Chacón, cantara siempre las malagueñas tal y como las grabaron.
Si eso fuera siempre así, el flamenco estaría anquilosado, y como bien decía Manuel Molina "y aquí cuando se dice ole".
Yo quiero un flamenco vivo en continua evolución, eso sí, mirándonos en nuestros maestros.
Terremoto de Jerez cantó la siguiriya de Manuel Torre mejor que la hiciera el maestro. Y estoy muy seguro que Manuel Torre le aplaudiría.
Esteban Caracolillo de Cádiz es un chaval que promete, con fuerza, no se pudo cantar mejor por soleá.
Amparo Heredia esa gitana, flamenca, llena de duende Repompilla, nos dejó los tangos de su tía que a ver a quien no le pellizca.
Anabel Rodriguez, es frescura es voz limpia, voz sonora.
Josefina Colmenero tiene toda una carrera por delante y dará mucho que hablar.
Lo más curioso de todo esto, es que los que más critican todo este tema del concurso, son gente del flamenco, son gente que se mueven por este camino y son los que más machacan aún sabiendo el gran esfuerzo que supone organizar cualquier cosa.
Mis puertas están abiertas y eso lo sabe quien bien me conoce, nada tengo que ocultar y si mucho que aprender.
Me gusta mucho esa prudencia que tenía Chano Lobato. Mira que sabía, mira que conocía, pues siempre decía que no sabía nada. "yo solo sé que no sé nada".
Bueno que no quiero ofender a nadie, eso que vaya por delante. Pero eso sí.

¡VIVA MI JURADO! y ¡OLE POR LOS GANADORES!
Y por cierto, esto es flamenco Maestría y juventud en un momento muy especial 
¡Ole! por María Vargas y ¡Ole! por José Maldonado