domingo, 10 de enero de 2016

ALLENDE EN LOS ANGELES


Las Noches Flamencas de los Ángeles nos dio una nueva velada a un público nuevo que llenó el salón hasta la bandera, no solo el salón también la barra.
Un cantaor entregado y un guitarrista espléndido ofrecieron un recital espontaneo no programado, según surgía.
Soleá, Siguiriya, Tientos, Tangos, Fandangos... fueron parte de un repertorio que nos recordó a los viejos maestros pero siempre en la tesitura de los jovenes son sello propio.
Eso es Allende, un cantaor afincado en Triana, pero con sello propio se entregó arriesgó en cada cante, en cada tercio.
Sergio, supo darle el toque justo y preciso que necesita, se nota que ellos han trabajado junto y se conocen mutuamente.
Sergio es preciso con su toque, no alardea de adornos, sabía que estaba allí para acompañar a Allende y ese fue su cometido, un cometido que los buenos aficionados echamos de menos en muchas ocasiones.
Una noche que vamos a recordar, un mes de enero, recién venidos de unas vacaciones cargadas de gastos, con fútbol de los equipos de élites y, aún así, el flamenco triunfó. Allende y Sergio Matesanz, triunfaron.