sábado, 1 de noviembre de 2014

TOMASA GUERRERO LA MACANITA


El Círculo Flamenco de Madrid nos trajo a Tomasa Guerrero la Macanica, sin duda alguna una mujer baluarte en el flamenco de Jerez.

Tomasa canta desde que era una niña, y sigue cantando y sigue siendo niña.
Su voz suena madura, con eco personal en donde encarna el duende y el testimonio de cantaoras como La Paquera, o Tia Anica la Piriñaca o como cantaores como fueron Caracol o Terremoto.
Tomasa es Jerez y así se demostró el Las Tablas, dentro del Círculo Flamenco de Madrid. Cantó por Soleá, por Tientos-Tangos, por Bulerías, por Siguiriyas, por Malagueñas, en incluso una canción que compusiera para ella el desaparecido Fernando Terremoto. y se despidió con un fandango sin acompañamiento de guitarra.
Imprimió su sello personal a cada cante, a cada estilo, en cada momento. Si no hizo lloran por siguiriyas, ponernos los pelos de punta por soleá, por Bulerías hizo bailar el duende a la par que ella cantaba y bailaba.
Manuel Valencia, recientemente galardonado con el Giraldillo en la Bienal de Sevilla, demostró que su toque es único, personal, enduendado, con la sabiduría de los grandes maestros. Acompañó como él sabe acompañar, sabe lo que Tomasa necesitaba, sabía darle su espacio, sabía darle el toque que necesitaba, ese sabor a Jerez.
Junto a ellos, las palmas de Chicharo y el Macano, pura esencia flamenca en las palmas de Jerez.

Que noche vivida más emocionante.