jueves, 28 de agosto de 2014

UNA NOCHE EN EL PATAS


Siempre es agradable, disfrutar de buenos eventos que a veces resultan más gratificantes de lo que uno piensa encontrar.
Anoche en Casa Patas, pude disfrutar de una increíble noche, no solo por el flamenco, sino por la cordialidad de los artistas y del personal del tablao que me tratan de una forma cariñosa, y eso siempre es de agradecer.
Pepa Molina, Olga Llorente y Jesús Fernández en el baile, José Jiménez, Jesule de Utrera e Ismael "El Bola" al cante y en la guitarra Jesús Núñez "Jesule del Puerto".

Por tangos abrieron la noche el grupo en su conjunto y posteriormente fueron pasando su arte por el escenario cada uno de ellos.
Olga Llorente, con su figura estilizada nos bailó bulerías por soleá, se movió por el escenario con la soltura y elegancia de saber lo que estaba haciendo, sintiéndose a gusto con su baile y demostrando al público el arte que encierra en sus entrañas.
Jesús Fernández Es un bailaor constante, en plena lucha consigo mismo es como se dice en mi pueblo "un culo inquieto". No puede parar, le hierve la sangre y por eso en siguiriyas, sus poros sudan en rojo, sudan en sangre. Sus siguiriyas fueron puro estremecimiento, puro derroche de dolor, las bailó pausadamente recorriendo cada centímetro de las tablas que pisaba, como si en cada una de ellas se escondiera el consuelo de un dolor que no se puede remediar. Lo da todo, lo expresa todo.
Pepa Molina bailó por soleá. Yo me fijo mucho en las caras de los bailaores y bailaoras, la cara es la expresión del alma y Pepa pone el alma y eso se transfigura en su rostro cuando baila por soleá. Su cara era los mantos negros que definía Lorca al hablar de la soleá en sus poemas. Sintió cada tercio, pellizcó con cada desplante, movió los brazos como si quisiera alcanzar el cielo. Y lo consiguió.
El cuadro de cante merece ser pintado por el mejor pintor, José Jiménez se pelea por siguiriyas con su voz serena pero algo dañada, es el maestro del cante para el baile en Madrid y más. Jesule de Utrera tiene una voz peculiar, severa fuerte, suena a viejo siendo joven. Ismael "El Bola" modula la voz con gran soltura, su cante sabe a forja, ganado a pulso y sufriendo con el cante.
Jesule del Puerto, no sé qué decir de su toque, "que se pegó una jartá a tocar" hablando coloquialmente, y a tocar de bien para arriba. Su toque es limpio, justo y delicado, llevó a todo el cuadro y salió por la puerta grande, como los buenos toreros.

Una noche para vivirla.