domingo, 4 de mayo de 2014

Una madre

Deseo de corazón, felicitar a todas las madres del mundo desde este pequeño rincón personal al servicio del flamenco. No por que hoy sea "el día de la madre", si no por que una madre debe ser felicitada todos los días de su vida.
En el año 1989 yo perdí a la mía, se fue como un suspiro, un corazón débil se la llevó cuando tan solo tenía 38 años, en la flor de la vida. Dejaba en este mundo dos niñas gemelas de tan solo 7 años mi padre con 38 yo con 19 y como no la desolación de unos padres que ven morir a su hija, eso no hay dolor que lo supere.
Yo me pregunto muchas veces ¿Cómo sería ella ahora?. Me encantaría poder disfrutar de la vejez de mi madre, como esa letra flamenca que dice "Mi padre y mi madre/ que viejitos son / sentaitos en la puerta / como el caracolillo / tomando el sol".
Hoy hemos ido al cementerio por ver una lápida fría, triste que recuerda que ahí están los restos de la persona que dio toda su vida por sus hijos. Y nosotros que podemos hacer ya por ella, vivir la vida que ella nos dio.
Muy cerquita otra madre, mi abuela, nuestra abuela, que hace tan solo tres añitos que se fue, pero parece que hace ya una eternidad. No se que decir, no se que pensar, solo se que dos cachitos de mi corazón están en ese cementerio.
Os quiero con locura, os quiero y aún lloro en mis momentos de soledad. Cuanta ternura, cuanto amor había en vuestra alma, y cuanta ternura y cuanto amor derrochaba una mirada en vuestros ojos, una mirada que valían más que mil palabras. 
Desde lo más profundo de mi corazón, un beso, con mucho amor.