miércoles, 23 de abril de 2014

ISABEL DE ESPAÑA, PRIMER DIA


El Festival Flamenco Tío Luís, el de la Juliana, dió ayer su salida en su primer día, en esta XVI edición, con el homenaje al poeta y flamencólogo Félix Grande.

La primera parte del festival, fue dedicada en exclusiva a la figura de Félix Grande, en donde se puso de manifiesto, la valía y la de dedicación de este hombre, en pro de la cultura poética y flamenca. No faltaron elogios a su calidad humana y a su defensa de los derechos de todos los ciudadanos a convivir en respeto y armonía.
Intervino en primer lugar Paca Aguirre, viuda del poeta y también escritora. Ella, valoró el trabajo de su marido para la defensa de este arte nuestro, el flamenco. No obstante, tubo un grato recuerdo a Paco de Lucía, leyendo un poema que Félix le dedicara al maestro de la guitarra, y despidió con otro poema, escrito por ella, dedicado a su marido.
Posteriormente, Manuel Rios Ruiz, leyó un poema en homenaje a Félix, Manuel, miembro de la Cátedra de Flamencología de Jerez, resaltó el trabajo incondicional de Félix en pro y en la defensa del flamenco, para darle a este el lugar que debe tener.
En este punto hizo mucho hincapié su compañero de fatigas en su última etapa Pepe Martínez, con el que escribieran "La poesía flamenca". Pepe nos hizo ver, que para Félix, lo más grande era ver el flamenco en los círculos de la sociedad cultural, como colegios, universidades, etc. en donde el flamenco debe dársele la categoría que este se merece, ya que es la cultura ancestral de un pueblo. Y señala, que un pueblo sin música no es nada.
Un emotivo reconocimiento a uno de los grandes poetas y flamencólogos, que culminó con la entrega del Premio Tío Luís, el de la Juliana a la viuda de Félix Grande, Dª Paca Aguirre, entregado por Dª Maria Luisa Muñoz, Directora del Patronato de la Universidad del Colegio Mayor Universitario Isabel de España.

Posteriormente, la actuación de la cantaora de San Lucar de Barrameda María Mezcle, que nos presentó su espectáculo Bonanza, en donde aborda los cantes no solo gaditanos, si no de otras geografías del panorama flamenco.
Cádiz, Sevilla, Granada, Málaga, Badajoz, en sus Alegrías, Tangos, Bulerías, Granaínas... Palos que aborda con la solvencia de una cantaora hecha a estilo propio, con un duende que desborda caudales de arte, su compás su conocimiento del cante, su forma de ver y vivir el flamenco hacen que sea una artista especial, incondicional del flamenco, evolutiva y a su vez manteniendo las raíces de un arte que hay que sentirlo y vivirlo desde las entrañas del alma. El propio corazón late al son de bulerías o acompaña a la pena de una siguiriya.
María es una cantaora que hay que seguir, y deseamos que ya mismo tengamos en nuestras manos ese disco que está preparando con el guitarrista Manolo San Lucar.
Junto a ella, el viento de Pedro Esparza y la guitarra de Camarón de Pitita, una noche para recordar en la memoria de los que allí estuvimos.

Fotos de Alfonso Otero.