martes, 25 de marzo de 2014

Dos actos muy significativos.

LAS NOCHES FLAMENCAS DE LOS ÁNGELES
22-MARZO-2014
Cuando la honestidad, el cariño y el flamenco se juntan, surge lo que debe surgir, el flamenco en su más pura esencia de fondo, que no de forma.
Primero en Las Noches Flamencas de los Ángeles, Isabel Guerrero y Pepe Núñez, nos dieron un recital de cante y guitarra que no podremos olvidar. Isabel domina con su voz y sus formas personales, el cante por soleá, por malagueñas, por bulerías... por mencionar algunos de ellos.
Y cerró por Saeta dedicada al Cautivo Malagueño, al cuál le tiene verdadera devoción.
Canta con elegancia, como decía un amigo mio, es una cantaora elegante, por su forma de vestir, por su forma de estar en el escenario, por su forma de interpretar el cante.
Junto a ella, Pepe Núñez que acompañó a Isabel como él, solo él, sabe hacerlo.
Una visita especial, esa noche, en la que nos deleitó con su toque en la guitarra de Pepe Núñez, Pablo Vega, un joven prometedor en la guitarra flamenca. Gracias.


LA QUINTA DEL SORDO
23-MARZO-2014

El 23 de marzo, se cumplió tres años del fallecimiento de Ángel Lacalle.
Un grupo de amigos, decidimos organizar un acto en su memoria, para demostrar que él, sigue con nosotros, sino físicamente, si en espíritu. Estoy plenamente convencido de que esa tarde noche nos estaba acompañando.
El acto en sí, pretendía no ser un lecho de lloros, sino todo lo contrario, un encuentro como él habría querido, disfrutando de su arte. Y para ello que mejor que contar con sus familiares, amigos y aquello que él amaba, el flamenco.
La decoración, grabados del siglo XIX del archivo Ángel Lacalle y fotografías de Manuel Rodriguez Redondo. En el escenario un dibujo de Manolo Caracol, que por coincidencias de la vida, nos estuvimos subastando sin saberlo Ángel y yo.
La tarde se abrió la proyección de las fotos del año 2003 de las Jornadas Flamencas de La Fortuna, quizás de las programaciones más redondas que él llegó a plasmar.
Continuamos con un comunicado enviado por el flamencólogo y poeta D. Manuel Rios Ruiz, I Distinción Flamenca Ángel Lacalle, excusando no poder asistir al acto por motivos personales de agenda y a su vez ensalzando la figura de Ángel en pro del flamenco.
Y continuamos con el cante de Isabel Guerrero acompañada por la guitarra maestra de Pepe Núñez. Caracoles, Tangos, Bulerías, Saetas... un repertorio que abrió el paso a una excelente velada.
La segunda parte la abrió Rafael Jiménez Falo, II Distinción Flamenca Ángel Lacalle. Siempre en su sitio, cabal de cabales, cantó por soleá y por bulerías acompañado por Niño de la Manuela que supo darle el toque justo e imprescindible que el cante de Falo necesita.
Y llegó la hora del baile con la III Distinción Flamenca Ángel Lacalle, Miguel Téllez. Nos bailó por alegrías, elegante, esbelto, altivo, con ironía, con picardía, como el baile requiere, nos llenó, nos hizo llegar hasta Cádiz sin movernos de Madrid. Le acompañó al cante Rafael Jimenez Falo y a la guitarra Niño de la Manuela.
La noche culminó, y digo la noche, por que como todo siempre se alarga, con un final de fiesta con todos los artistas invitados sobre el escenario.
Lo dicho cuando la honestidad, el cariño y el flamenco se funden en una sola cosa, surge lo que tiene que surgir, el Duende en su más pura esencia.
Gracias de corazón, a todas las personas que han colaborado para hacer posible el acto y gracias de corazón a los artistas que han participado en el mismo.