martes, 31 de diciembre de 2013

LAS TABLAS

JESÚS FERNANDEZ, LUCIA DE MIGUEL, JUAN DEBEL Y NIÑO DE LA MANUELA
Sorprendente, no hay otra palabra, desde que comienza el espectáculo hasta el final. Jesús Fernández, no deja de sorprenderme. Como si de un patriarca se tratara, con bastón en mano, nos baila por tangos con todo su cuerpo, se recrea en el escenario como si el escenario estuviera echo exclusivamente para él y nadie más. Y en la soleá, con pañuelo al cuello, como señoría y dueño de los sones negros, se planta en medio del escenario y es quien manda, es quien dice, es quien hace, la soleá está rendida a sus pies.
Lucía es pura esencia por Cádiz, nos traslada a la Bahía, a los Puertos, con vida, con alegría, con espontaneidad, como Cádiz requiere, por que Cádiz es alegre, es vida, es "un cachito de tierra que le a robado al mar".
Que decir de Juan Debel. Fuerza y expresión cantaora personal, no creo que haya nadie como él. Romances, Corridos "Mi mare me metió a monja, por heredar mi dote..." que recuerdos del Negro de los Puertos. Soleá, Villancicos, Malagueñas, un repertorio que en su voz rompe moldes. Por que su voz es personal y muy peculiar, esas voces desgarradas por el tiempo, sin haber pasado tiempo sobre él.
Y El Niño de La Manuela es único en su toque, él es la guitarra, al igual que la guitarra es él, que bonito suena de sus cuerdas los aires de Morón, que nos traen en el recuerdo a Diego del Gastor. Un lujo de guitarra para un lujo de cuadro.
Gracias a Las Tablas, por disfrutar de una noche, la penúltima del año 2013, y con ella os dejo hasta el año que viene y os deseo de corazón a todos y a todas una feliz salida y entrada de año y esperemos que de una vez por todas esto se arregle para todos y empecemos a vivir como todo ser humana necesita.