domingo, 16 de diciembre de 2012

FINAL DEL CONCURSO SILLA DE ORO 2012

ACTA DE LA FINAL DEL CONCURSO SILLA DE ORO



La final del Concurso de Cante Flamenco Silla de Oro 2012, que aconteció la pasada noche del sábado ya tiene ganadores. Una velada muy emocionante, dada la calidad artística de los finalistas, Evaristo Cuevas, de Sevilla, Rafael Alarcón, de Sevilla también y Beatriz Romero de Huelva, los tres lucharon con su cante para llevarse el máximo galardón, la "Silla de Oro 2012" que este año recayó en la cantaora Beatriz Romero que se alzó con la "Silla de Oro" y 3.500,00 €, que a su vez se llevó el premio especial a los cantes poco interpretados dotado con 700,00 € más Trofeo, hecho que ya ocurrió en otras ediciones como Marenguito, Isabel Guerrero o Bonela Hijo.

El segundo premio dotado con 1.600,00 € más Silla de Plata fue a las manos de Rafael Alarcón, el cantaor conocido en el mundo del arte como El Niño de Olivares, que se presentaba por primera vez a este concurso, su cante limpio y de conocimiento hacen de él una futura promesa del cante.
Y el tercer premio de 1.000,00 € más la Silla de Bronce fue para Evaristo Cuevas que se está afianzando como un gran cantaor, al igual que su hermano Manuel Cuevas.


Mientras el jurado deliberaba, el baile de Francisco Hidalgo fue único, hacía tiempo que no teníamos en este escenario del Pabellón Deportivo Nueva Fortuna un grupo de baile de tanta categoría.
El Baile de Paco, es elegante, recuerda las formas de Manolo Marín, por su presencia sobre las tablas, sus movimientos de brazo y de cuerpo, su expresividad bailaora.
Se mueve por el escenario con alma, con duende, con soltura, al compás de alegrías o al compás de soleá, esta sobria, elegante sentida y transmitida con el alma. Puso el patio de butacas bocabajo, el lleno que vivimos en la noche hizo que la calidez del amiente embaucara a este bailaor y lo dio todo, porque sabía que su público se lo iba a pedir.

Qué decir del acompañamiento que había detrás, El cante del Trini, con fuerza expresiva, con derroche de compás y con una voz que encandila y rompe los esquemas. Vicente Gelo, canta como los soles, su voz limpia brilla con los matices que el cante requiere, una conjunción entre los dos que hicieron lo imposible para que Francisco lo diera todo.
Junto a ellos José Núñez y Miguel Pérez, dos guitarristas tremendamente buenos que con su toque pusieron el complemento exacto para configurar un cuadro de lujo sobre el escenario.
Un amigo me dijo que hacía mucho tiempo que no veía un cuadro tan completo.
Así fue, una noche para recordar, y un evento flamenco en las palabras del Concejal de Presidente de la Junta de Distrito de La Fortuna, D. Miguel Angel Recuenco, que pone de manifiesto que la Ciudad de Leganés está presente en todo el mundo, por la cultura flamenca que se desarrolla en La Fortuna.