sábado, 7 de julio de 2012

JESUS FERNANDEZ EN LAS TABLAS

Hacía mucho tiempo que no iba a Las Tablas, ese espacio flamenco, elegante, recogido y en donde se ofrece un buen flamenco.
Quiero agradecerles en primer lugar la atención que han tenido conmigo.
El cuadro de la casa compuesto por Antonia Moya por soleá y Marisol Navarro por siguiriya pusieron el baile siempre difícil al servicio del flamenco y del público, junto con el Cante de Manuel Palacín y Juan Vidal al cante y Flavio Rodriguez y Juan José Ramos en las guitarras. Se respiraba arte, duende, señorío. Un arte que emana del fondo del alma, por que el alma es lo que se pone en el arte flamenco.
Jesús Fernandez, bailaor joven gaditano, puso el broche de oro con su actuación nada más y nada menos que por caña. Ese cante, no olvidado ya, por que para ello está grabado y recogido tanto sonoramente como visualmente.
Jesús siempre elegante, con figura esbelta paseo los ¡ayeos! de la caña por el escenario, supo darle la sobriedad que este cante matriz requiere, no por ello, se le considera como la madre de muchos de los cantes. Jesús sabe que esto es así y por ello lo respeta, lo mece, lo saborea y eso se transmite si más, por que eso solo lo hacen los buenos bailaores. Y Jesús lo es.
Enhorabuena.