martes, 27 de marzo de 2012

HOMENAJE ANGEL LACALLE

No pude contener mi emoción, al ver el reportaje fotográfico que Héctor Lacalle nos presentó con fotografías hechas por su padre.
Fue entrañable y muy gratificante, darse cuenta que aun habiendo paso un año del fallecimiento de Ángel, su obra, su presencia sigue viva entre nosotros, su familia, sus amigos y sus conocidos.
Manuel Rodríguez Redondo, amigo y promotor de los Sábados Negros que organiza en La Librería Traficantes de Sueños en Embajadores.
Un acto que comenzó a las 6:30 de la tarde con “El Reino Olvidado” con Armando Guerra. Yo me quedo con algo tan importante aplicable a cualquier situación, El nos hablaba de un pequeño reino, asediado por grandes potencias, y que este pequeño reino aguantó durante muchos años, cientos. Me recordó al trabajo de Ángel Lacalle, un pequeño personaje del flamenco que trabajó a contracorriente con los grandes promotores, pero él sabía mantenerse firme con grandes frutos, con la novedad y la innovación, y eso hizo de él, que se mantuviera firme hasta el final.
“Es lo que llaman en el mundo de la Ausencia” por Teresa Alonso, un mundo del grabado japonés, para mi desconocido pero brillante, que mejor recuerdo para un coleccionista de grabados, aunque estos fueran flamencos y no japoneses. Al fin y al cabo grabados.

Posteriormente intervine yo haciendo un pequeño recorrido de mis vivencias con Ángel Lacalle en los viajes, concretamente en dos de ellos, A la Puebla de Cazalla en Sevilla en el 2005 y a Villafranca de los Barros y varias ocasiones. Un momento especialmente emotivo ya que no pude contener mi emoción.

Pepe Briones nos dio una pincelada de lo que significó sus vivencias cuando Ángel escribió el libro “La vida por un fandango” dedicado al padre de Pepe Briones.
La velada se cerró con un cuadro de baile, poniendo el broche de oro a una velada emotiva y de merecido reconocimiento a la obra y persona de Ángel Lacalle.


El grupo formado por Ana Pérez castilla, Bailaora, Sonia Pérez, cantaora y Pepe Pucherete a la guitarra. Un deleite de baile vivo con estilo, elegancia seriedad y respeto tal como lo era Ángel Lacalle, Guajiras y Alegrías fueron el repertorio de dicho baile.
Enhorabuena a Manolo por el trabajo desarrollado.