martes, 16 de agosto de 2011

ISABEL GUERRERO Y LAS FIESTAS DE LEGANES

ISABEL GUERRERO Y PEPE NUÑEZ




Junto con la guitarra de Pepe Núñez, requerido por los cantaores por su buen toque para acompañar noche pusieron el duende cantaor sobre el escenario. Malagueñas, Cantiñas, Bulerías, Tangos... un repertorio muy aplaudido por el respetable que se encontraba anoche en el teatro, un respetable, que por parte de algún que otro espectador, no dejaban de incordiar tocando unas palmas no solo fuera de compás, sino fuera completamente de lugar. Señores, que los artistas están en el escenario por favor...
Pero este hecho no apagó a la cantaora, que supo defender con dignidad el reconocimiento del trofeo Silla de Oro, que recibiera en la pasada edición del concurso.
Málaga tiene una importancia capital en la historia del flamenco y su aportación a la misma es tanta que, a la luz de las investigaciones más recientes, ya va siendo hora de darle el sitio que verdaderamente le pertenece. Málaga es un crisol de cantes y cantaores, por mencionar algunos están por ejemplo Anilla la de Ronda, La Trini, Juan Breva, El Piyayo, El Perote, El Canario, La Repompa, Angel de Alora, Juan Villodres, Antonio de Canillas. Locales emblemáticos, como el Café de Chinitas inaugurado allá por el año de 1860, o la Peña Juan Breva fundada en 1958.
Manuel Machado en su poema "Andalucía" bautizó, que es definir con una frase o un adjetivo a cada provincia andaluza, y si acertó al describir a Sevilla con tres sugerentes puntos suspensivos, muchísimo más al llamar a Málaga, sencilla y simplemente, cantaora.
Y ejemplo de esta enjundia cantaora de tradición y generación es ISABEL GUERRERO ALARCÓN, se le conoce en el mundo artístico como ISABEL GUERRERO, nació en Fuengirola (Málaga) el día 22 de diciembre del año 1983, en el seno de una familia humilde y muy vinculada al mundo del flamenco. Hija del cantaor Cristóbal Guerrero Escalona más conocido como "Barquerito de Fuengirola", ganador de la Lámpara Minera y de infinidad de primeros premios.
Isabel se sube por vez primera a un escenario con tan solo 7 años en el festival flamenco de los barrios en "Cádiz", en ese mismo año canta saetas desde un balcón de su localidad, interviene en programas de televisión como Menudas Estrellas y Veo Veo cantando copla. Con tan solo 12 años ya comparte escenarios con cantaores de la talla de "Niña Pastori, Diego " El Cigala", etc...”
Isabel tiene innumerables premios por diversos concursos tanto de saetas como de flamenco, entre ellos algunos aquí mencionados: 1º Premio de saetas en Pozo Alcón (Jaén) 1º Premio Cantes de Levante en Lo Ferro (Murcia) 1º Premio en la Castañeta (Campanillas) Mejor Saetera Malagueña Peña Recreativa Trinitaria (Málaga) 1º Premio Cantes Derivados del Fandango Lo Ferro (Murcia) 1º Premio en Jimena (Jaén) 2º Premio además de mejor cante por Malagueñas y cantes revitalizados en Mirando a la Torre (Alahurín de la Torre) 1º Premio Juan Casillas (Antequera) 2º Premio Federación de Peñas de Málaga 1º Premio Peña Flamenca de Ubrique (Cádiz) 2º Premio Saeta en Baena (Córdoba)2º Premio Pepe de la Isla (Coín) ect,
Además de recitales tanto dentro como fuera del circuito de peñas de Málaga "Nos vemos en tu Peña", "Jóvenes flamencos", festivales flamencos, misas flamencas, exaltaciones, pregones y certámenes de saetas, colaboraciones en obras de teatro con versos de Federico García Lorca, cante para el baile, entre otras cosas.
Respecto al concurso, Isabel Guerrero Alarcón se elevó con la Silla de Oro y el Premio a los cantes poco interpretados. Dos premios que rara ocasión han recaído en una misma figura cantaora.
Isabel Guerrero ya tiene disco en el mercado, "Patio Viejo", en el que nos hace un gran recorrido por el amplio ramal del árbol del flamenco, malagueñas, soleá, cantiñas, petenera, toná, y un largo etc.


DANZA TIERRA


La escuela de danza de Patricia Domenech supo poner el salero, la actitud y el duende del baile en la segunda parte del festival.
Unas chicas elegantes que sabían moverse por el escenario con la enjundia de una buena coreografía, secundados por Juan de Madrid, que bordó la guitarra por Granaínas y levanto el fuerte aplauso del público, un guitarrista al que hacía años que no veía actuar y que gratamente me sorprendió.
La Nati, cantaora vallecana, demostró conocimiento de los palos flamencos que interpretó y supo proyectar su voz más allá del alma, por Toná cantó genial, en la bulería derrochó arte.
El Chele, con su percusión acompasó los cantes y los bailes que mucho arte.
Enhorabuena a todos, una velada muy agradable.