sábado, 4 de junio de 2011

ALCOBENDAS

La 28 Semana Flamenca de Alcobendas, abre sus puertas con dos cantaores jerezanos que como bien dijo Pablo Tortosa, los separa 30 años de tradición.



Jesús Méndez, joven cantaor, sobrino de la Paquera de Jerez, posee un duende que estremece, una voz potente llena de eco, que hacer temblar los puntales de cualquier teatro por grande que este sea. Quizás eso también le viene de herencia. Cantes a palo seco, tonás y romances, buleria, alegrías, fandangos ( estos muy interesantes, por el recorrido que hizo, y en el que me gustaría destacar principalmente los que me recordaron a Pepe Pinto).Siguirillas, quizás lo mejor que cantó en la pasada noche.A la guitarra le acompañó Juan Moneo, jerezano hijo de Luis Moneo.



Vicente Soto, Sordera, desdendiente de Paco La luz, La Serrana y claro está su padre Manuel Soto El Sordera, atesora una escuela cantaora y unos grandes conocimiento.Tonás, acordandose de la escuela de los Cagancho de Triana, bulerías, Siguirillas y Tangos, y un Romance por bulerías fue el repertorio que nos ofreción, con el cajón de su hijo Manuel Sordera, al que llamada Manolito y la guitarra de Manuel Valencia.

Ambos cantaores, nos deleitaron con flamenco de buen gusto, pero que no llegarón a conectar en la linea que suelen ofrecer. Sin duda alguna, dos grandes cantaores, uno joven que promete y uno que atesora la sabiduria de la experiencia. Hay que seguirles. Como en el Toreo, no siempre las faenas salen como uno quiere, la lucha con el toro para dominarlo y someterlo, es como la lucha con el cante, a veces puedes con él, a veces hay que rendirse a lo imposible.