lunes, 16 de mayo de 2011

PEDRO CINTAS Y EL DUENDE EXTREMEÑO


El pueblo de La Albuera está situado al sur-oeste de Extremadura, a 22km. al sur de Badajoz por la N-432. La población fue arrasada en numerosas ocasiones a lo largo del tiempo. La última vez, con motivo de la batalla librada en sus cercanías el 16 de Mayo de 1.811, destruida por completo. Para estimular su reconstrucción y repoblación, Fernando VIl eximió a la villa de tributos y milicia durante diez años, además de otorgarle otros privilegios como el renombre de “Muy Heroica Villa”, trato a su ayuntamiento de “Excelentísimo” y acuñar una medalla en honor a La Albuera.




¡Oh Albuera, campo de gloria y dolor!


Cuando el peregrino espoleó su corcel en tu llanura,


¿quién podría pensarque, en breve,


aquel paisaje teatro confusoseria sangre y tumulto?


¡Paz a los muertos!



Ojalá los bélicos laureles y los desgarros del triunfo,


prolonguen tu galardón.


Hasta que otros caigan y nuevos adalides se impongan,


tu nombre convocará extensas y admirada muchedumbres


y lucirá en los versos deleznables de esta balada fugaz.





Este pueblo, tiene un cantaor del cual debe sentirse orgullosos, Pedro Cintas, su "excelente voz y muy buen estilo" hacen de él, ser continuador de la estirpe cantaora de la tierra de Extremadura. Ha recibido premios en Extremadura y fuera de ella, entre ellos la 'Silla de Oro' en el año 2003 en Madrid, el primer premio de la Mancomunidad Vegas Bajas del Guadiana, otro primer galardón en el certamen de la 'Ciudad de la Música' de Villafranca de los Barros, o el trofeo obtenido en los 'Cantes de Cádiz', en Chiclana y tras numerar otros si nos lo propusiéramos, cerramos este capítulo con el premio recibido en Mairena del Alcor.




Solo le queda ya, seguir trabajando. Desde que yo le conociera en el Colegio de Nuestra Señora de la Coronada en Villafranca de los Barros, hacia el año 2001 hasta nuestro días, su evolución ha sido muy notable, su arte impregna los locales que visita, su personalidad cantaora se va afianzando en lo que llegará a ser su Duende, ese duende que alumbra cualquier velada flamenca que te hace sentir, que te hace llorar, que te hace vibrar con una experiencia que llega a lo más hondo del sentimiento.No pude verle en Fuenlabrada, pero compartí con él dos momentos en una misma noche, que ya conté en este mismo blog. Pedro es un gran cantaor serio y jondo.


http://www.youtube.com/watch?v=nkznUufqKbQ&feature=related