lunes, 20 de diciembre de 2010

CONCURSO DE CANTE FLAMENCO SILLA DE ORO


Suele ser muy curioso hacer críticas poco o nada constructivas sobre los resultados del concurso, sea la Silla de Oro o sea cualquier otro.

Digo esto, por que quien se siente desplazado injustamente, o no elegido para ser clasificado o incluso finalista, siempre tiende a reconocer que todo está mal, sin pensar que es muy raro que un garbanzo negro estropee un cocido y ya no valga lo que hay en la olla.
La cultura flamenca, no necesita de concurso, ni de actuaciones ni de interpretes que se consideran cantaor o cantaora sin serlo aún. Ni por supuesto de cantaores que juzguen a sus propios compañeros "que falta de respeto total", sabiendo que algún dia incluso compartiran carteles con ellos. La histria del flamenco habla del respeto, un respeto que se vislumbraba cuando cantaores se escuchaban entre si y jamás se decian nada negativo. Ahí esta el sentir flamenco.

Pero todo esto no importa, cuando una crítica se hace a escondida "entre comillas claro" por que realmente por el propio correo o dirección sacas quienes son en algunos de los casos. Se llega a la conclusión de que son críticas sin cabeza y a palabras necias oidos sordos.

Un jurado es lo que es, y valora lo que cree conveniente valorar y cada uno tiene la libertad de presentarse o no, y asumir las consecuencias, al igual que pasa cuando una persona que se presenta a unas oposiciones, se la juega sin más.

Isabel Guerrero de Fuengirola ha sido la ganadora de este año, una voz joven cantaora con todo un futuro por delante que sabe hacer y decir el cante con elegancia y estilo sobre los escenarios. Un segundo premio para José Manzano, naturalidad expresiva del cante, puro temperamento y corazón, lo que hoy se está perdiendo. Y un tercer premio para Marta Gonzalez Sevillano, voz clara y profunda, con un poderio de tonos que debe cuidar y modificar para mantenerse en el claro espacio flamenco.

El premio Especial a los Cantes poco Interpretados, es para Isabel Guerrero, la triunfadora de este concurso, no es la primera vez que recae este premio sobre un finalista de la Silla de Oro, ya que este es indistinto y nada tiene que ver con el concurso en general, la ignorancia es tal que ni leyendose las bases se dan cuenta que esto puede ocurrir muy licitamente.

Enhorabuena a los premiados y allá cada uno con su forma de pensar que desde la roganización siempre será muy respetable.