lunes, 1 de noviembre de 2010

LLUVIA


Murciana, Levantica, Taranto, Taranta, Milonga, Tanguillos, Romeras, Soleá y Cuplés fue el acompañamiento de cantes y guitarras y percusión que acompañó a Eva la Yerbabuena en un espectáculo cargado de emoción en la que se pudo ver las dos facetas de esta gran bailaora, una primera parte muy de danza renovadora y una segunda parte muy claramente diferenciada por un corte con aires gaditanos que nos llevó a la juerga puramente flamenca.
Sin desperdicio, grandes desde Eva, hasta el último de la compañía, un espectáculo digno de ver.