lunes, 26 de julio de 2010

Por Saetas

Es curioso que en estas fechas se hable de saetas ¿Verdad?
Bueno, pues me veo en la obligación de hacerlo.

La pasada semana estube en la Fnac de Leganés y vi dos Cds de Saetas, uno de Antonio Mairena, grabado en directo y procedente de archivos personales de diferentes personas. Este Cd, del año 2007, yo no lo conocia hasta que lo vi en esta tienda, ante mi sorpresa, claro está, lo compré, junto con el otro Cd.

Este de Antonio Mairena es buenisimo, así como el otro, siendo bueno, no de ja de ser un disco más en el mercado.

La grabación, en directo, con las voces de los capataces, el murmullo de las gentes de a pie, la banda de munsica, todo un compendio de lo que suele ser la típica procesión de Semana Santa en Andalucia.

Antonio mairena, embaucado por el olor a incienso que se debia respirar en ese momento, y envuelto en el humo que desprenden los cirios, se arranca desde un balcón y nos ofrece su peculiar Saeta, que no deja de ser la más pura y jonda que se pueda escuchar.

Por martinete, por siguirilla, por cabal... que más se puede pedir.

La Saeta no es un cante que suela guastar mucho al aficionado, quizás por su contenido religioso que hoy está en decadencia, quizás por sus formas tan definidamente marcadas en una época del año. La verdad es esa, pero no deja de ser un cante puramente jondo, no deja de ser un cante meramente flamenco que bien se puede enmarcar en uno de los cantes más dificiles del mundo flamenco, de hecho, no olvidemos que va enmarcado o derivado si es la palabra correcta, en el grupo de los cantes más primitivos, la Toná, la Siguirilla, la Carcelera, las Cabales.

Os aanimo a escucharlo, a consegurilo, merece la pena escuchar a un Antonio Mairena, en directo desde seguramente un balcón lanzando al vuelo, un cante, que como flechas van directos al corazón, ya lo dijo Federico Garcia Lorca.